jueves, 12 de diciembre de 2013

Vientos de cambio (hechos de un año)

Natividad con anuncio a los pastores. Bartolomé E. Murillo, 1660
     Dicen los supersticiosos que el 13 es un número desafortunado.
    Nada más lejos de la realidad, este 2013 ha dado para mucho en el seno de nuestra Agrupación Musical. Ha sido un año fructífero en nuestro seno, y como indica el título de esta última entrada del año, ha sido un año donde una palabra ha predominado: CAMBIO.
     Porque los nuevos aires ya se van notando cada vez más y este 2013 ha sido la confirmación de que soplan con gran fuerza.
     Ya en enero se daban algunas pistas de ello: este espacio que ustedes se encuentran leyendo ahora sufrió una profunda renovación hasta adaptarse a lo que la banda necesitaba, dinamismo, participación, más apertura, actualización, abrirnos al mundo cofrade a través de las ventanas y ventajas de las nuevas tecnologías. Ha sido todo un reto y ha conllevado mucho trabajo en estos 365 días, pero desde este equipo sabemos que ha merecido la pena. Los resultados lo avalan: con casi 19000 visitantes es posible que cerremos el año y pasando de los centenares a las miles de visitas al mes.

     No solo en la web se ha cambiado. Este año, con 23 actuaciones cumplidas, la banda se va abriendo un poco más a la calle, siendo este año de los que más conciertos se ha hecho. Bien es cierto que la mayoría de actuaciones han sido en nuestra propia ciudad y que la asignatura pendiente de la banda para 2014 es pisar otras ciudades y sobre todo aparecer en grandes carteles junto a bandas de primer nivel, es algo en lo que se buscará trabajar, pero este año a pesar de ello se han pisado nuevos lugares que ya figuran en nuestro particular mapa, hemos participado en actos y conciertos en fechas incluso fuera de Cuaresma e incluso tuvimos la oportunidad de volver a participar en otros actos como pasacalles saliéndonos de nuestro típico repertorio de Semana Santa. Pasito a pasito intentamos ir cogiendo forma.

     Cambios también en lo musical, pues desde que empezamos el nuevo curso contamos ahora sí de pleno con la dirección musical, ya plenamente efectiva, de José María Sánchez Martín. En varias semanas ya hemos comenzado a trabajar con él y se augura y él mismo así nos lo indica, que si mantenemos la senda seguiremos teniendo mucho margen de crecimiento. Digno de agradecer que una persona tan destacada del mundo de la música procesional confíe de esa manera en nosotros y nuestra capacidad.

     Y más cambios en el repertorio, con numerosas novedades y con 3 estrenos de marchas propias que se suman a nuestro repertorio.

     No solo en lo que se ve fuera. También por dentro ha habido cambios. Al trabajo ya realizado el año pasado pensando hacia el exterior, este año también nos hemos volcado hacia el trabajo de dentro. En verano de esta forma se dio inicio a nuestro archivo particular con una organización más o menos funcional. Del mismo modo, como piezas necesarias para que funcione la maquinaria, ha sido momento también de poner al día la organización interna y los diferentes equipos de trabajo y mantenimiento. Como siempre hay mucho trabajo pendiente, pero de alguna forma había que empezar.

     Cómo olvidarlo, cambios en las caras, pues este año la afluencia de nuevos jóvenes componentes ha sido la mayor de la historia de la banda
   
    Pero ante todo, el cambio más ilusionante sucedió en los últimos meses de verano y se vio cumplido con los primeros fríos que anticipaban el invierno: la adecuación y posterior inauguración de la sede social que supuso meses y meses de duro trabajo a cerca de una veintena de nuestros componentes y que transformaron una abandonada nave industrial en un lugar algo más acogedor y donde poder realizar algo mejor nuestros ensayos de como se realizaban antes.

    Por lo demás, como hemos dicho, la banda ha cumplido unas 23 actuaciones entre conciertos, procesiones de Semana Santa, procesiones de Gloria y pasacalles, actuaciones que nos han llevado por nuestra localidad por supuesto, pero también por otros lugares ya conocidos como La Luisiana, Martos, Fernán Núñez o Cañada Rosal, nuevos destinos como Posadas o Almodóvar del Río, e incluso regresar a lugares que llevábamos años sin pisar como Sevilla o Tocina.
    Algunas de esas actuaciones tan especiales como volver a acompañar a Nuestra Patrona, María Santísima de Belén Coronada, y en una ocasión tan especial como era el Rosario con el que las Hermandades palmeñas clausuraban el Año de la Fe. Otras emotivas como la que nos llevó a los pies del Nazareno para recordar a las personas que lucharon y siguen luchando contra el cáncer. También incluso una festiva, como el inédito pasacalles que dimos en el barrio de Goya por la Verbena de San Juan.

    En resumen, ha habido de todo y para todos, porque a esas actuaciones hemos de sumar las ya tradicionales convivencias, los charlas de los viernes alrededor de nuestra barra, los largos viajes cargados siempre de anécdotras,... ha habido tiempo hasta para el deporte, con esa participación de nuestro equipo de fútbol en el Campeonato de la Agonía o con nuestra concurrida mesa de ping-pong que está haciendo las delicias de propios y extraños.

    Y no, no  lo hemos olvidado. Dejamos para el final el gran CAMBIO. Un 9 de abril, casualidad o no, coincidiendo con el mismo día de 1555 en que su nombre se hacía oficial. Casi en el mismo lugar, al amparo de San Francisco, en su barrio. Aunque de ella ya no haya ni rastro siquiera en la memoria colectiva palmeña, aunque no se sepa como sería aquella hermandad, ni a qué imagen rendían culto. Ese 9 de abril pero de 2013 resonaba en las calles palmeñas otra vez: Vera + Cruz. Era el nombre elegido y bajo el cual esta banda paseará sus sones en el futuro ya presente. Hicimos nuestra la deuda que la Semana Santa palmeña tiene hacia esta antigua hermandad y la hemos convertido en homenaje a través de la música y sobre todo haciendo de esa advocación el nombre bajo el que queremos que suene el cambio.

Quien sabe si ese será el camino a seguir en 2014. Dios quiera que sí, aunque ya se sabe, "Fiat voluntas Tua".
Pero sea la voluntad que sea, les deseamos que pasen una Feliz Navidad y que el año 2014 sea un año cargado de esperanzas, sueños cumplidos y días felices por vivir.

Encuesta final de año

     Les llevamos una nueva encuesta que será la última de lo que resta de este 2013.
     Y como este ha sido un año cargado de novedades y grandes proyectos, qué mejor que dedicar la encuesta al que consideramos que ha sido el mayor de todos ellos, como fueron las obras de adecuación de nuestra sede y su posterior inauguración.
     Aunque no hayan tenido la oportunidad de visitar nuestra sede, hemos abierto un apartado en nuestra web donde podrán realizar una "visita virtual" al edificio, conocer su historia, la trayectoria de la Agrupación en él, ver sus dependencias, etc... al que puede acceder en este ENLACE.

     Una vez conocen nuestro remozado local, les hacemos la pregunta:
¿Qué les parece nuestra recién inaugurada sede social? Pueden dejar su opinión votando a alguna de las 5 opciones que les proponemos:

- Muy bien, es el lugar perfecto: si les parece que todo en nuestro local es acertado y cree que la banda tiene aquí su sitio perfecto.

- Bien: a secas. Aunque no les haya maravillado pero sí les guste el resultado y les parezca bien.

- Bien, aunque le faltan cosas todavía: si piensa que a esta sede todavía le falte alguna dependencia aun no añadida que la mejore pero en general la ve bien.

Regular, no es el lugar idóneo pero está mejor que anteriormente: si no le entusiasma el cambio y cree que es todo muy mejorable aunque reconoce el cambio dado.

Mal, la banda debería trasladarse a otro lugar o adecuar mejor este: si aun con todo el trabajo piensa que esta sede se le queda pequeña a la banda y debería acondicionarse mejor o buscar un lugar con las características adecuadas.

     Tendrán todo el periodo de las Fiestas hasta el próximo 5 de enero para votar cuando los Reyes Magos nos traigan otra nueva encuesta.
     Hasta entonces, Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo 2014.

Carta abierta a un hogar

     Completando la nueva sección dedicada a nuestra sede social les ofrecemos en esta entrada este texto realizado por nuestro compañero José Luis Asencio Cazorla dedicado al emblemático edificio que nos acoge y al trabajo en él realizado y que formó parte del discurso inaugural de la sede el pasado sábado 23 de noviembre.
     Esperamos que les guste:

Carta abierta a un hogar:

     Si los muros del viejo edificio en que hoy nos encontramos hablaran… 
     La vieja Harinera palmeña es parte de la historia de la ciudad como lo son todos y cada uno de sus edificios. Su torre, aun airosa, se eleva sobre el cielo palmeño habiendo visto pasar más de medio siglo. Por ella habrán pasado muchos trabajadores, obreros, que su día a día estaba en esta fábrica de las muchas que se planificaron en la posguerra para relanzar la industria de muchas localidades. 
     Yo mismo guardo gratos recuerdos cuando en mi tierna infancia, de la mano de mi madre, asistía a la EGB al cercano Colegio San Sebastián, recuerdos de aquellos paseos mañaneros de mis 7 primaveras cuando pasaba a su lado camino del colegio, de aquellos mediodías cuando deseabas llegar a casa, cuando todavía desconoces que la vida acabará aprisionando tu espalda y revolviéndose en cientos de destinos distintos, de aquellas vueltas cuando aun habiendo pasado tantos años, de las puertas de esta enorme cochera salía la estridencia sonora de la maquinaria, el traqueteo de la industria, el olor a trigo en los últimos coletazos de su vida útil en aquellos días en los que todavía salían camiones de este vientre.
     Un día ese sonido se apagó y con él la vida en este lugar. Llegó ese día de su cierre, el olor a humedad y al trigo rancio y apulgarado residuo de aquellos días desprendido desde las profundidades, el óxido atacando estas ventanas, el verdín manchando estos muros y ocultando el rojizo tono de aquellos ladrillos que eran el único adorno a sus desnudas paredes. La condena a la ruina de un edificio que tras dar su vida útil ya parecía no servir.
     Pero si sus sonidos se apagaron, no así los de la música cofrade palmeña que, casi paralela a este edificio, también supera el medio siglo de vida. Y quiso Dios que un día los destinos de ambas quedaran enlazados y la música devolviera la vida a estas paredes. Y así en 2006, cuando de las ascuas vivas de esa música nació la llama de la por entonces Agrupación Musical Santo Sepulcro, hoy Nuestro Padre Jesús de la Vera + Cruz, nuestra vida quedó ligada a las de este lugar.
     Los que como yo se han criado como músicos cofrades sabemos lo sufrido de este mundo: hemos pasado ensayos a la intemperie y sin lugares donde cobijarnos, donde el frío en un parque o descampado quitan a veces las ganas de continuar,… Tener un techo donde resguardarnos era un logro y algo que sin embargo debía ser beneficioso para nuestra actividad. Sin embargo no todo ha sido fácil, porque hay momentos en los que cuatro paredes todavía no hacen un hogar. El estado del edificio no era el idóneo para la música, no solo en la técnica y la acústica, sino también en las condiciones, con el frío calándose en el invierno por las rendijas de su enorme puerta, la humedad de los días de lluvia colándose por las grietas de sus envejecidos muros, el calor abrasador del verano que sin sistemas de ventilación hacían de este lugar un horno…
Aun así, nunca hemos querido salir de aquí. Este lugar, por su situación, su cercanía al núcleo urbano, y además por su cercanía al Barrio y Parroquia de San Francisco con el que tan identificados estamos que lo franciscano lo llevamos hasta por escudo y nombre, era el perfecto y no solo eso, es que aquí es donde hemos pasado gran parte de nuestras vidas ensayando y compartiendo con tantos compañeros, aquí muchos hemos crecido musicalmente, otros incluso se iniciaron aquí. En estas paredes hemos vivido momentos buenos y otros no tan buenos. Hemos compartido la alegría de ver nuestra familia aumentarse con los que esperamos en un futuro sean componentes de esta banda, pero también aquí nos hemos unido en la tristeza de perder a algún compañero, y no tengo más que evocar aquí a la memoria de nuestro querido compañero Miguel al que tanto echamos de menos y que junto a otros ya forma parte de esa banda de músicos de Dios en el Cielo.
     Nuestros recuerdos están aquí, entre estas paredes, así que algo había que hacer. Y ya llegó ese momento, tocaba remangarse, moverse, hablar, buscar apoyos y sobre todo trabajar. Y así ha sido como en apenas unos meses, gracias al trabajo de una serie de compañeros, hemos logrado que por fin estas 4 paredes sí puedan ser un hogar, que por fin una banda cofrade palmeña tenga un lugar que pueda ser llamado sede en la que todos nuestros músicos puedan convivir gratamente y pasar sus ratos libres en buena compañía.
     Y es un trabajo no solo llevado a cabo por nuestro propio bien y el de nuestros compañeros actuales y futuros, sino también un trabajo que sentimos que puede servir para los palmeños y futuras generaciones, pues lo aquí realizado y lo que aquí se inaugura hoy supone devolver la vida a parte de un edificio que forma parte de la historia y el patrimonio industrial de nuestra localidad y un gran ejemplo de cómo se pueden rehabilitar y dotar de vida a viejos edificios de nuestro patrimonio y darles una nueva oportunidad, una nueva vida para un nuevo uso cultural y de ocio, signo inequívoco de que es la cultura el alma de una ciudad y que las bandas cofrades como tal somos parte muy importante de la cultura de nuestra localidad.
     Sirva nuestro caso de ejemplo y no dejemos nunca de luchar por nuestras tradiciones y nuestra cultura. Al fin y al cabo, como dice una anónima cita “Ciudad sin cultura es simple urbanización, el producto de las empresas y no el de los ciudadanos” porque esa cultura, esas tradiciones, nuestra historia es lo que en identidad nos define, lo que aun en la igualdad nos hace singulares y nos enriquece a los habitantes de una ciudad, una ciudad en este caso Palma del Río con una historia de siglos y su propia cultura, forjada al paso de los siglos, creada a la luz de tantos y tantos palmeños que antes de nosotros erigieron el edificio de las costumbres, usos, tradiciones, fiestas,… en definitiva dotaron de alma a algo sin lo cual solo sería un inanimado conjunto de edificios y habitantes. 
     Algo tan importante que merece el apoyo y la implicación de todas las instituciones, empresas y ciudadanos como hoy demuestra el trabajo que viene realizando nuestra Asociación.
     Vaya nuestro aplauso por ellos.

Tareas de mantenimiento

Estimados visitantes:

Debido a tareas de mantenimiento habrán comprobado que nuestra web no ha estado accesible las últimas 24 horas.
Rogamos disculpen las molestias, seguimos trabajando por ustedes.

Atentamente.
Equipo de la web.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Nuestro repertorio semana a semana: Dolor, lágrimas y sumisión

FICHA:

-Título: Dolor, lágrimas y sumisión.
-Subtítulo: Gólgota
-Autor: Antonio José Gómez Serrano.
-Año de composición: 2012.
-Dedicatoria: ¿?.
-Origen: Marcha propia de la Agrupación.
-En nuestro repertorio desde: 2012.
-Estrenada: en enero de 2013 en el Certamen “Sones entre dos ríos” de nuestra ciudad organizado por la Agrupación Parroquial de la Agonía.

Estamos ante otra marcha propia de nuestra Agrupación que además fue compuesta por un músico palmeño y componente de nuestra propia formación, Antonio José Gómez Serrano que es bombardino 1ª en nuestra banda, no siendo su primera obra pero sí la primera de ellas cuyo montaje se ha llevado a buen término en la Agrupación actual.

Es una partitura creada en la tonalidad principal de Re menor siendo una marcha de carácter sobrio destacando la gran variedad de ritmos ofrecida por la percusión y los contrastes de sonoridad e intensidad, especialmente aportado por sendos solos, uno de corneta Do/Sib (dos pistones en la actualidad) y el otro un solo de trompeta con dúo central que concluye con gran espectacularidad, al que le sigue como conclusión la repetición 3 veces de un mismo tema, la primera a ritmo de granadera en la percusión, en piano con la melodía de las trompetas siendo respondida por el bombardino mientras que las siguientes lo hacen en el típico “ritmo” de Agrupación de la batería, la primera a piano en palilleras con las cornetas como acompañamiento a base de corcheas y la que culmina con un forte con las cornetas realizando una melodía de acompañamiento que refuerza a la voz principal de trompeta mientras otra realiza un contralto junto al acorde de 2ª voz.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Otra vez récord de visitas

     Otro mes más nuestra página web ha superado el récord de visitantes en un mes al igual que sucediera en octubre.
     En esta ocasión, el mes de noviembre ha sido un mes muy productivo pues de las 1673 visitas del pasado octubre este número ha ascendido hacia las 1914 visitas, 241 visitas más que el pasado mes, situándose en una media de casi 64 visitas diarias frente a las 54 de octubre.

     El resultado ha sido posible gracias a las numerosas visitas atraídas ante la noticia de la inauguración de nuestra sede que ha sido lo más visto del mes, junto a nuestra sección del repertorio que se estrenaba el pasado mes y que se sigue manteniendo como un fuerte atractivo y una oferta novedosa en nuestra web.
     Otras noticias como las renovaciones de contrato o nuestras pasadas actuaciones también han sumado gran número de lecturas.
     En cuanto a los apartados de la web, nuestros visitantes parecen no querer perder comba de la actualidad de la Agrupación y son los apartados de próximas actuaciones y el del repertorio los más visitados en estos días.
    Como no, no nos olvidamos de agradecer la labor de difusión en redes sociales, especialmente twitter y facebook, de nuestros componentes, no solo en los perfiles oficiales, que están haciendo llegar nuestras novedades en la red más lejos.

    Esperemos seguir esta línea y que en un futuro nuestra web supere la barrera de las 2000 visitas mensuales y de paso también la de los 20000 visitantes en un total que a fecha de hoy asciende a 17923. Nunca el nombre de Vera + Cruz en Palma del Río después de siglos de presencia había sonado tanto.